El trabajo de Rafael tiene lugar habitualmente fuera del Centro pero es fundamental para que los engranajes de puertas adentro funcionen a la perfección. Su papel pasa por recoger a los usuarios en sus domicilios y transportarlos a nuestras instalaciones en los diferentes tramos horarios. Un proceso donde intervienen la prudencia, la responsabilidad pero también la empatía.